miércoles, 19 de diciembre de 2007

Poemas que canto (III)

Amanece
(Iván Mariscal)

La aurora es un resquicio en la persiana
donde se cuela, plácido, el tiempo
en forma de luz. Sonia todavía
duerme. Las frías losas de su cuarto.
Los fríos pies de dedos diminutos.
La fría piel que espera estremecida.

Y ese frío marido que es un cuerpo,
sólo eso, un cuerpo que le estorba.
Y esa fría mañana que le espera
y ese frío interior que tanto duele
y esa fría tristeza que no ceja
-algo así como un cáncer en las manos-.

La aurora llegará sin calor. Sola.
Y el día será frío. Noche. Sonia.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

deseos adormecidos durante la siesta. poema desaconsejado para empezar a trabajar. ojalá pudiera escucharlo en tu voz...

detective mariscal dijo...

Pues si te coge cerquita, te apetece y no tienes nada mejor que hacer, el miércoles 26 toco en Jerez de la Frontera en el pub Damajuana, a las 11. Ya pondré la convocatoria completa.
Ah, y por supuesto cantaré 'Amanece', aunque sólo sea por ti.

Viktor Gómez dijo...

Este poema es un temblor.

Un abrazo,

Viktor

Anónimo dijo...

te escucharé desde lejos porque te leo muy cerca. mando ahora las gracias del miércoles. espero que lleguen a tiempo

de diego dijo...

Siempre me ha gustado ese poema. En tu boca y tu guitarra, es...(y aquí iría una palabra que explicase el temblor que siento por dentro de las venas).