miércoles, 2 de enero de 2008

Poemas que canto (IV)

Bueno, pues aquí estoy recién sanado de una gripe maligna venida desde la mismísima capital del infierno que me ha tenido seriamente perjudicado y lesionado de gravedad para lo que quedaba de campaña navideña. Pero he vuelto. Y que mejor que hacerlo con este caramelo del señor Valero, al que por cierto -yo no quería- contagié esta malaria ibérica. Salud.

El lenguaje de la inocencia
(José M. Gómez Valero)

Si nacer se parece
a la nana que cantan las cerezas
la luna es una cuna de lana.

Si los abrazos labran lazos
la pantera está entera hecha de pan
la pantera está entera hecha de pan.

Si el odio es el oro
del dios que nos envidia
la verdad es ver un dado girar
dentro del puño.

Si la risa
es la esencia de la brisa
la calma es un cálido mar.

Si el silencio es decir
sí lentamente al vacío
yo le que digo es trigo, trigo, trigo
yo lo que digo es trigo, trigo, trigo.

Si el odio es el oro
del dios que nos envidia
la verdad es ver un dado girar
dentro del puño.

Y si la herida
es herencia de la vida
manar siempre hermosura es hermanar
manar siempre hermosura es hermanar
manar siempre hermosura es hermanar...

2 comentarios:

Viktor Gómez dijo...

El poema es del exquisito libro "Lenguajes", de inusual belleza plástica y poemas tan rotundos y mágicos como éste.

Tu versión cantada me gustaría mucho oírla. Estoy por montar en Valencia un concierto para que nos deleites.

Un abrazote,

Tu Viktor

detective mariscal dijo...

Seguro que pronto tenemos la ocasión de vernos y te la canto, Viktor. Un abrazo